Iowa, Estados Unidos.  
La corredora Dalilah Muhammad surgió como la gran figura de los Campeonatos Nacionales de Atletismo de Estados Unidos al romper la noche del domingo, en la última jornada de competición, la marca de los 400 metros vallas con un tiempo de 52.20 segundos.

Después de haber demostrado en los entrenamientos y en las primeras series que estaba lista para conseguir la gran marca, ésta se dio en la última oportunidad que tenía, la gran final, donde lo dio todo y alcanzó el gran sueño. “Estoy sorprendida”, declaró Muhammad al concluir la prueba. “Rompí el récord mundial”.

A pesar de los charcos de agua que se habían formado en la pista por la lluvia que caía, la actual campeona olímpica se abrió camino para eclipsar la marca de 52.34 establecida por la rusa Yuliya Pechonkina, el 8 de agosto del 2003.

Muhammad, que salió por la cuarta calle, no dejó que la lluvia fuese un impedimento para dar el máximo de esfuerzo y la atleta de 29 años lo dio todo de principio a fin hasta ver con sorpresa que había conseguido el gran sueño de la nueva marca mundial.

La nueva plusmarquista sonrió, se colocó brevemente las manos en las caderas y luego se desplomó cuando su tiempo apareció en la pantalla del estadio Drake, donde se disputaron los campeonatos..

Más mérito tuvo la marca de Muhammad después que hace dos semanas, en una sesión de entrenamiento, se cayó y sufrió una conmoción cerebral leve, lo que la obligó a perderse tres días de entrenamientos. Pero Muhammad no perdió nada de su velocidad.

Por otra parte, el nivel de la competencia sacó lo mejor de ella. Se estableció dentro de la elite mundial y también a nivel nacional.

Muhammad dijo que cree que el registro no durará mucho. Incluso podría caer nuevamente en los Campeonatos del Mundo este otoño en Doha (Qatar)

Fuente: Noticias de Navarra