Complemento ideal

Hay una serie de alimentos que deberían forman parte de la dieta de cualquier deportista que quiera progresar en su disciplina, este cereal entre ellos.

La alimentación es un eje piramidal de nuestra salud que vale la pena analizar y configurar de manera correcta; existen muchas dudas e infinidad de estudios en relación a este campo, pero hay productos que podrían considerarse como insustituibles en relación al saber popular.

El grano de arroz es uno de los cereales más producidos del planeta detrás de otro alimento estrella como es el maíz. Sin embargo, es importante señalar que la producción de maíz no se destina íntegramente al consumo humano, por lo que podríamos afirmar que el arroz es posiblemente el cereal más importante que existe. Además, tiene una influencia directa sobre las calorías de nuestra dieta, pues 1/5 parte del aporte calórico nos lo aporta el grano de arroz.

Arroz, alimento para deportistas
Son muchos los deportistas que deciden incluir el arroz dentro de su dieta diaria. Uno de ellos es el tenista Rafael Nadal, el manacorense ya ha hecho público en alguna entrevista que suele consumirlo de manera asidua. Y sin duda parece una decisión acertada, ya que después de toda una vida en la élite sigue compitiendo al máximo nivel. Prueba de ello es que ha participado en el Open de Australia, una competición en la que ya venció hace 10 años y que este 2019 llegó a la final contra Novak Đoković.

Si realizamos un análisis retrospectivo, comprobaremos que el arroz apareció en la mitad este de Europa y en el Mediterráneo, aproximadamente sobre el año 800. Los árabes lo introdujeron en la Península Ibérica cuando se establecieron el 28 de abril del año 711. Posteriormente -aproximadamente sobre la mitad del siglo XV- el arroz apareció en buena parte de Italia y en Francia, donde se convirtió en un alimento de masas en el Viejo Continente.

Aporta energía
El primer aspecto a destacar es que el arroz nos aporta muchísima energía en forma de carbohidratos, un elemento trascendental para nuestro cuerpo ya que mejora nuestro metabolismo y tiene un impacto directo sobre nuestro rendimiento físico.

Apto para hipertensos
Independientemente de esto, también es un alimento muy recomendado para todas las personas que tienen problemas derivados de la hipertensión debido a que es muy bajo en sodio. El sodio está relacionado de manera directa con muchas molestias ligadas al sistema cardiovascular.

Bueno para artritis y aumenta el colesterol bueno
Además, el arroz también cuenta con selenio y manganeso. El primero, ayuda a evitar enfermedades articulares como es el caso de la artritis, y el segundo nos posibilita aumentar los niveles del colesterol bueno.

Aporta calcio
También dispone de calcio, elemento que mejora la salud ósea y la formación de los huesos, junto con una capacidad antiinflamatoria; esto incide en las lesiones y en su prevención directa. Cuando lo ingerimos debemos tener en cuenta que no tiene purinas, lo que provoca que todas las personas que tengan molestias derivadas del ácido úrico puedan consumirlo sin problema.

Ayuda al tránsito intestinal
El arroz integral, por su parte, tiene un impacto directo positivo sobre el tracto intestinal pues dispone de un alto contenido en fibra; todos lo hemos consumido cuando hemos tenido un período de inestabilidad digestiva. El famoso arroz hervido es un plato perfecto, ya que regula el movimiento intestinal y nos ayuda a recuperar la normalidad.

Como vemos, un alimento que está tan integrado dentro de nuestra dieta diaria nos puede aportar un gran número de beneficios que están poco presentes en el subconsciente colectivo. Existen infinidad de recetas y maneras de cocinarlo, pero seguro que a partir de ahora buscaréis algunas más después de conocer todos los beneficios directos que aporta en relación a la actividad deportiva y a la salud en general.