Descuido. La mujer corría por la costa de White Rock, Canadá, y siguió sin percatarse que se pasó a la frontera con EE.UU.

Una mujer francesa de 19 años que visitaba a su madre en Columbia Británica, Canadá, aprendió de la peor manera que correr cerca de la frontera entre Canadá y Estados Unidos no es una buena idea.

Cedella Roman (19 años), quien vive en Francia, visitaba a su madre en North Delta, Columbia Británica, el mes pasado, cuando decidió salir a correr por la noche en la costa de White Rock, en el oeste de Canadá. Ella estaba admirando el impresionante paisaje, por lo que, aunque sabía que estaba cerca de la frontera con Estados Unidos, afirma que no se había dado cuenta de que había cruzado accidentalmente el país vecino. La joven solo se dio cuenta de su error cuando fue detenida por un par de agentes de Aduanas y Protección Fronteriza de los Estados Unidos, poco después de cruzar la frontera sin saberlo.

“Un oficial me detuvo y comenzó a decirme que había cruzado la frontera ilegalmente”, manifestó la mujer francesa. “Le dije que no lo había hecho a propósito y que no entendía lo que estaba sucediendo”.

Roman, quien no tenía documentos de identidad en su momento, pensó que sería multada por su error, o incluso que la dejarían ir con una advertencia, pero pronto se enteró que cruzar ilegalmente a Estados Unidos, incluso accidentalmente, tiene consecuencias muy graves.

“Me pidieron que me quitara todas mis pertenencias personales junto con mis joyas. Me registraron en todas partes”, recordó Cedella. “Entonces entendí que el asunto se estaba poniendo muy serio, y comencé a llorar”.

La corredora fue arrestada por la patrulla fronteriza el 21 de mayo y posteriormente transferida a la custodia del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE). Al día siguiente, la metieron en un “vehículo enjaulado” y la llevaron al Centro de Detención del Noroeste, en Tacoma, Wahington, a unas 140 millas al sur de donde fue arrestada. Cedella permaneció allí hasta el 5 de junio, cuando fue llevada a la frontera “y trasladada a Canadá”, según la portavoz de ICE, Carissa Cutrell.

No está claro por qué la chica tuvo que pasar dos semanas en un centro de detención por su error, especialmente porque su madre proporcionó los documentos necesarios de inmediato.

“Fue injusto que no hubiera nada, ninguna señal en la frontera”, señaló la mamá de la joven, Christiane Ferne.