Lopumo se lució en Brasil

La representante pampeana compitió en el exigente Ironman de Florianópolis en el pais brasilero.

La representante pampeana Daniela Lopumo consiguió un gran quinto puesto en la categoría 35-39 años en el Ironman Full de Florianópolis que se desarrolló una semana atrás. Para completar los 3,8 km de natación, 180 km de bici y 42 de pedestrismo empleó un tiempo de 10h46m50s. Esta prueba, tan exigente y dura, también fue completada por el achense Claudio Veralli, 175 en la general con 13h36m34s.

“Es un desafío que comencé a soñar hace mucho tiempo. Básicamente, fue después del mundial de Chattanooga, en septiembre del año pasado, cuando decidí anotarme al full ironman. Parecía que faltaba tanto, aunque el tiempo pasó rápido. Esta tremenda prueba hizo que enfrentara mis debilidades y miedos, con algún que otro empujoncito de las personas que me rodean junté coraje y me anoté”, recordó Daniela en su contacto con El Araucanito.

Daniela fue quinta entre 64 competidoras de su categoría y vigésimo séptima sobre 240 de todo el mundo. En una mirada en retrospectiva, dijo que antes de salir a competir “el mar se veía radiante” y que “el cosquilleo en la panza está a pleno hasta el momento de correr hacia el agua”.

“Una vez mojada solo había que nadar. Fueron 3.800 metros, la boya se veía lejos, pero brazada a brazada llegué, y volví a salir a la playa para cumplir con la primera vuelta. La segunda entrada fue un poco más difícil, ya que el mar se movía más, pero faltaba poco”, indicó.

Una vez afuera del agua, quedó con buenas sensaciones de haber hecho un buen parcial. Pasó por el área de carpas, donde estaba su bici, para iniciar el segundo tramo. “Salí del área de transición y a pedalear. Fueron dos vueltas muy entretenidas, con subidas y bajadas, autopistas, y bordear la costa maravillosa. Traté de buscar un equilibrio para poder terminar de la mejor manera, cuidar la alimentación y desgastar lo justo y necesario”.

La triatleta confesó que jamás había hecho esta distancia y que por eso tenía que cuidar sus piernas, pensando en el segmento de atletismo, la distancia de un maratón.
“El circuito comenzó por el centro de Jurere, camino a Canasvieras. Las subidas no te dejaban correr y las bajadas eran difíciles. Eran tres vueltas, la primera de 21 km y las otras dos más cortas. Estuvo fresco porque el sol se había escondido, así que traté de soltarme y correr prolijo, concentrada en lo que estaba haciendo. Sentí el cansancio en los gemelos, tuve que regular las energías, tener una buena alimentación y mantener la concentración. Paso a paso fui cumpliendo con cada metro, el último kilómetro se me hizo largo”, declaró. “Solo cuando pasan las horas te das cuenta de lo vivido”, indicó.

En el final, Daniela dijo que terminó sin saber cuánto tiempo había hecho para completar el full ironman. “En ese momento solo quería reunirme con mi compañero de vida, que está siempre a mi lado, apreté los puños y la sonrisa de mi cara todavía no se borra. Estoy feliz de poder haber cumplido con este gran desafío, y encima con un quinto puesto”, finalizó.

Fuente: El Diario de La Pampa