La joven sin piernas que es un as del monopatín

Kanya Sesser, la joven que ha demostrado que no existen límites para cumplir los sueños. Además del skate, esta deportista ha demostrado ser una surfera de primera y una super modelo de lencería.

Kanya nació hace 26 años en Pak Chong, Tailandia sin piernas. Fue abandonada en los escalones de entrada de un templo budista cuando tenía solo una semana de vida. Los monjes en el templo la cuidaron durante un año hasta que la transfirieron a un orfanatorio de Bangkok. El plan era encontrarle una familia, y más importante aún, un hogar amoroso. Durante unos años vivió con una pareja cariñosa que le encantaba llamar abuelos. Fue a la edad de 5 años una pareja estadounidense conoció su historia y decidió adoptarla. Se la llevaron a Portland, Oregon y allí se adentró en el mundo del deporte que, asegura, le devolvió la vida.

Esta diferencia física con respecto a otros no impidió que realizara sus dos pasiones: el monopatín y el surf. Y es que, desde muy pequeña, Sesser tenía claro que eso no iba a influenciar en su vida, pese a que sus inicios, como era de esperarse no fueron nada fáciles, hizo frente a la situación y se embarcó en la tarea de trabajar por destacarse en el deporte.

Sesser normalmente acostumbra a desplazarse a todos lados en monopatín o, en las distancias cortas, caminando con la ayuda de sus manos. De hecho, siempre se ha negado a utilizar silla de ruedas, pues con ella cree que no recibe el mismo trato que cuando se desplaza en su monopatín. No cabe duda que ella está en estupenda forma física y así lo demuestra en su cuenta de Instagram, donde sube sus fotos de entrenamiento en el gimnasio, surfeando y practicando todo tipo de deportes extremos.

“Creo que lucir físicamente diferente a todos los demás, lo que para mí es no tener piernas, no debe ser algo para avergonzarse y no mostrar mi verdadero ser. Ten confianza en tu propio cuerpo”, escribió la modelo en #nolegsnolimits (#sinpiernassinlimites).

También se destacó como deportista paralímpica, participando en el campeonato nacional y consiguiendo medallas en las pruebas de 100, 200, 400, 800 y 1.500 metros en silla de ruedas.

Pero para Kanya no todo es deporte en su vida, pues cursa sus estudios en la Universidad de Arizona y su tiempo libre lo aprovecha disfrutando de la compañía de sus amigos, su familia y su novio Brian, al que se refiere como “un gran apoyo”. Pero aún hay más dentro de la vida multifacética de esta inspiradora joven, pues su sorprendente historia cautivó a marcas como Billabong, Nike y Rip Curl Girl, que le acabaron proponiendo ser su imagen a la corta edad de quince años.

“Me encanta mostrarle a la gente todo lo bella que puedo ser”, explicó en una entrevista a diferentes medios estadounidenses. “Yo soy diferente y eso me encanta. No necesito tener piernas para sentirme sexy”, aseguraba. Y así es, pues ahora Sesser combina sus actividades deportivas y sus estudios con algunos trabajos de modelo de lencería, “una faceta que me ayuda a visualizar mi historia y a transmitir el mensaje de que todo es posible”.

Kanya gana la importante suma de $1,000 diariamente por modelar ropa interior o trajes de baño para diferentes marcas. Actualmente planea publicar su libro autobiográfico para el año que entra.

Ella se considera un ejemplo para quienes viven con alguna limitación física y una inspiración para quienes, con un cuerpo completo y funcional, y aun así se quejan de las cosas y aceptan que otras personas o mismo su propia mente les ponga límite.

Sesser quiere ayudar a otras personas que se puedan encontrar en una situación similar a la suya. “Aprendí por mí misma a superar los obstáculos desde que era una niña. Debes mirar qué es lo máximo que puedes hacer con lo que tienes, y vivir la vida a pleno. Sin piernas, sin límites. Y ahora quiero ayudar a otras personas a que entiendan este lema y estilo de vida”. Por ello, la deportista concede cada año algunas conferencias motivacionales, en las que cuenta su experiencia de vida y sus logros, y anima a que personas con capacidades diferentes la tomen como ejemplo.