La estadounidense, ya profesional desde este año, paró el cronómetro en 15:20.48: hubiera quedado cuarta en categoría masculina en el último Open de España.

Desde 2015, Katie Ledecky no había rebajado el récord del mundo de los 1.500 libre, prueba que se ha incorporado al programa olímpico por primera vez para los Juegos de Tokio 2020. Habían transcurrido casi tres años, pero el último bocado que le ha dado la estadounidense, de 21 años, reafirma que el profesionalismo (ya acabó su etapa universitaria que la limitaba en los entrenamientos) puede hacerla entrar en otros límites. Sus 15:20.48 registrados en el circuito American Swimming Pro Series de Indianápolis rebajan en cinco segundos su anterior marca, que estaba fijada en 15:25.48.

“Sabíamos antes de tomar la salida que iba a nadar rápido, el entrenamiento está yendo realmente bien. Estoy haciendo cosas que no hacía antes, no sabía si todo el trabajo realizado en las últimas seis semanas se traducirían en una carrera tan rápida”, comentó la estadounidense después de salir del agua. La marca de Ledecky enmarcada en la natación masculina es de un mérito incalculable: en el pasado Open de Málaga, la estadounidense hubiera quedado cuarta de la final, por detrás de Raúl Santiago, que hizo una marca de 15:19.84.

El récord de España lo posee Mireia Belmonte, 30 segundos por encima del registro de Ledecky: 15:50.89, obtenido el pasado verano en el Mundial de Budapest, donde se colgó la plata.

La nadadora estadounidense, que posee los récords mundiales de 400, 800 y 1.500 libre, prepara este año los Pan Pacíficos, pero está demostrando que los nuevos entrenamientos le están aportando mejores marcas.

Ledecky seguirá participando en Indianápolis estos días, por lo que puede seguir rebajando sus mejores marcas. La mejor Ledecky aún no se ha visto.

Fuente: As.com