La altura, la montaña y la velocidad son lo suyo. Con 38 años, Sonia Procopio ha recorrido toda América haciendo honor a su pasión por las carreras de aventura: desde Estados Unidos hasta el Aconcagua mendocino. Ahora va por los 50 kilómetros de la Petzl Trail

La altura, la montaña y la velocidad son lo suyo. Con 38 años, Sonia Procopio ha recorrido toda América haciendo honor a su pasión por las carreras de aventura: desde Estados Unidos hasta el Aconcagua mendocino. Ahora va por los 50 kilómetros de la Petzl Trail Plus (5 y 6 de mayo), una competencia ecuatoriana que alcanza los 4 mil metros de altura y se disputa al pie del volcán Tungurahua.

“Es una carrera nocturna que se realiza en Baños de Agua Santa. Es realmente tenebrosa, tremenda, y te enfrentas a la niebla, el frío y la lluvia. Es muy dura pero linda”, contó.

Sonia es ex hockista de la Universidad e hija de Fernando Procopio, ciclista que supo disputar la Vuelta a San Juan y hoy corre para los veteranos. De allí su fanatismo por el deporte. “Al hockey lo dejé por una lesión en la espalda y desde hace diez años empecé con esto de correr en la montaña, algo que me gusta mucho”, expresó.

Señaló que compite más afuera que en Argentina por la poca altura que hay en el país para la práctica de la disciplina. En Perú y Ecuador alcanzó los 5 mil metros de altura, y también realizó ascensos a cinco volcanes, entre ellos el Cotopaxi.

Después de su participación en Ecuador vendrá su debut en España (Europa), en una Transvulcania de 70 kilómetros.

La segunda competencia del año será en Huairasinchi (Ecuador), una carrera de aventura de 350 kilómetros donde buscará una buena performance que la acerque al campeonato mundial de carreras de aventura. Allí lo hará junto a René Ávila, Pepe Carrión y Felipe Borjasm, compañeros de equipo en Taga Wari.