Entre las 10 organizaciones deportivas más conocidas, la mayoría de los productos alimenticios fueron calificados como “no saludables”

Deportes y salud no están caminando juntos. Según un estudio liderado por la Facultad de Medicina de NYU, la mayoría de los alimentos y bebidas comercializados a través de multimillonarios patrocinadores de deportes en televisivos e internet no son saludables y pueden estar contribuyendo a la escalada de la epidemia de obesidad entre niños y adolescentes en Estados Unidos.

El estudio fue publicado esta semana en la revista médica Pediatrics.
Los investigadores analizaron las estadísticas de la encuestadora Nielsen sobre programas deportivos televisados ​​entre niños de 2 a 17 años de edad. El estudio encontró que, entre las 10 organizaciones deportivas más vistas (por ejemplo, NFL), la mayoría de los productos alimenticios fueron calificados como “no saludables” bajo las pautas del “Nutrient Profile Model” (NPM), un sistema de perfil que identifica el valor nutritivo en Reino Unido y Australia. Advierten que en EEUU no hay un sistema de medición comparable.

Los datos indicaron que más de 412 millones de jóvenes de entre 2 y 17 años vieron programas deportivos asociados con 10 organizaciones deportivas en 2015, y más de 234 patrocinadores se asociaron con los 500 programas más vistos. De las 173 instancias en las que se mostraron alimentos y bebidas no alcohólicas, más del 76% promovieron productos con puntajes negativos de NPM.

¡No te pierdas este evento solidario!

Específicamente, el sistema NPM asigna un puntaje a todos los alimentos sobre sus nutrientes. Cuando la puntuación se aplicó a los alimentos más promovidos en publicidad deportiva, los investigadores encontraron un resultado profundamente preocupante: más de tres cuartas partes no cumplieron con los estándares mínimos de nutrición, por ejemplo papas fritas y cereales azucarados.

Los investigadores también examinaron los acuerdos de patrocinio deportivo en la década 2006-2016 entre los fabricantes de alimentos y bebidas y las 10 organizaciones deportivas con la mayor cantidad de espectadores juveniles: la Liga Nacional de Fútbol (NFL), las Grandes Ligas de Beisbol (MLB), la Liga Nacional de Hockey (NHL), la Asociación Nacional de Baloncesto (NBA), la Federación Internacional de Fútbol (FIFA), la Asociación Nacional de Atletismo Colegial (NCAA), la Liga Menor de Béisbol y Ultimate Fighting Championship (UFC).

La NFL lideró todas las organizaciones con 10 patrocinadores de alimentos y bebidas, seguido por la NHL con siete. Sorprendentemente, Liga Menor de Béisbol ocupó el tercer lugar, con seis patrocinios, lo que particularmente preocupa a los investigadores dada su naturaleza dirigida a los niños.

NFL también lideró, por un margen sustancial, la cantidad de impresiones televisivas de sus anuncios entre los espectadores de entre 2 y 17 años (más de 224 millones) y el total de visitas a YouTube (más de 93 millones).

“Estados Unidos está en medio de una epidemia de obesidad infantil y adolescente, y estos hallazgos sugieren que las organizaciones deportivas y muchos de sus patrocinadores están contribuyendo a ello, directa e indirectamente”, comentó la doctora Marie Bragg, profesora asistente de Salud de la Población en NYU y principal investigador del estudio. “Las organizaciones deportivas deben desarrollar estrategias de mercadeo más conscientes de la salud que estén alineadas con las recomendaciones de las asociaciones médicas nacionales”.

Este último estudio descriptivo sigue un estudio anterior, publicado en 2016 y también dirigido por Bragg y su equipo de investigación, que encontró resultados similares de un análisis de patrocinios de alimentos y bebidas con celebridades de la música.

La semana pasada, un grupo de políticos anunció que busca prohibir las carnes procesadas en los comedores de las escuelas públicas de NYC, para ofrecer una nutrición más sana que prevenga enfermedades, citando un informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS).