“Aprendí otra lección y es que no se acaba hasta que termina. Nunca te rindas, es verdad”, dice la ganadora, Nina Derron
La celebración del 40 aniversario de Ironman no pudo dar más espectáculo en el final femenino del Ironman 70.3 Geelong, celebrado el pasado 18 de febrero. El drama del deporte se vivió una vez más en forma de sprint final, caída, tropiezo, caída y una Nina Derron que supo aprovecharse de la inexperiencia de la novata Grace Thek, que se estrenaba en esta distancia. La carrera masculina también estuvo a la altura con una impresionante actuación del campeón del título, Sam Appleton.

Claire Davis fue la primera triatleta en salir del agua en 26:07, con Kirralee Seidel, la suiza Nina Derron y la australiana Grace Thek justo detrás. Derron buscaba controlar la carrera y a 45 kms ya les había metido 3 minutos y medio a Davis y Thek.

Con una precisión suiza, Derron ya había conseguido sacar cinco minutos en la T2 a sus perseguidoras. Pero en la segunda mitad de los 21 kms de carrera a pie, las cosas empezaron a cambiar radicalmente. La suiza empezó a pinchar y la australiana empezó una remontada espectacular que hacía pensar en una victoria local en su debut en la distancia. Sin embargo, ya con la línea de meta a pocos metros, la joven triatleta pagó muy cara su inexperiencia.