Los beneficios del entrenamiento en pareja

En la práctica deportiva hay tantas manías como deportistas. Solo o acompañado, siempre empezar de una manera, con los cascos puestos, con una bebida determinada, siempre a la misma hora… pero… ¿y si hablamos de entrenar en pareja? ¿Cómo es? ¿La pareja que entrena unida, permanece unida?

Entrenar en pareja tiene muchas ventajas, como lograr sacar un rato para estar con tu pareja, lo que ayuda a reforzar los cimientos y la cohesión de la relación. El deporte en pareja te permite descubrir otra faceta de ésta.

Lo mejor es que uno tira del otro cuando la motivación falla. Además, la otra persona te anima a superarte y a retarte, mientras que cuando estás solo, es algo que cuesta mucho más. Disfrutar de los logros del otro y de la progresión de cada uno es algo que te mantiene con ganas de no rendirte y de seguir esforzándote.

Hay ejercicios que son más sencillos, pero hay otros que igual cada uno necesita su espacio.

Para que entrenar juntos sea un éxito hay que ser flexible. Es muy importante, ya que no siempre las dos personas tienen el mismo nivel, forma física, motivación o gustos a la hora de entrenar.
El que no tengas el mismo nivel no supone ningún problema, pues se pueden adaptar los ejercicios o los entrenamientos a la condición física de cada uno. Si trabajamos con peso, cada uno puede hacerlo con el que más se adapte a su nivel o si trabajamos sin peso y simplemente realizamos una serie de ejercicios, se puede adaptar la intensidad a cada persona.
Por ejemplo, si a uno le cuesta mucho realizar una plancha abdominal, puede apoyar las rodillas en el suelo, mientras que el otro, si tiene un nivel más avanzado, puede levantar uno de los pies del suelo y exigirse más.

Entrenar con tu pareja es algo muy positivo porque nos permite pasar más tiempo juntos y tener un hobbie (¡sano!) en común. Aprendes mucho el uno del otro, los conoceréis mejor, los motivará y les permitirá cuidarse juntos. Además, si te pones un objetivo, trabajás en equipo para llegar hasta él, ¡La unión hace la fuerza! Si un día estás enojado, hasta puede que del enfado entrenéis más fuerte para relajaros, ¡Todo tiene un lado positivo al final!