Una buena corredora come algo ligero antes de entrenar (aproximadamente 250 calorías y de una a tres horas antes de correr) para tener la energía suficiente para terminar el entrenamiento que le toca con éxito. Aquí te dejamos opciones para que no creas que debes comer mucho y que te va a caer mal al correr.

• Un pan integral con 2 cucharaditas de miel de abeja.
• Un plátano y 10 almendras.
• Un pan con nutella, crema de cacahuate, mermelada o dulce de lechea.
• 1 yogurt con granola.
• 1 licuado de avena con 1 taza de nueces, almendras o semillas de girasol

También te recomendamos consumir una taza de café antes de correr, ya que investigaciones recientes afirman que beber hasta 180 mg al día antes de entrenar ayuda a minimizar los dolores de articulaciones y eleva tus niveles de resistencia previo a una carrera de larga distancia.