Charlene de Mónaco, la princesa de las anchas espaldas

La princesa nadadora cumple 40 años

25 de enero de 2018. Había una vez una nadadora olímpica sudafricana, aunque nacida en Rodhesia, (la actual Zimbawe) y blanca. Una mujer singular, sin duda, que un día pasó por Mónaco y logró que el entonces príncipe heredero se fijara en ella. Charlene Wittstock cumple 40 años de los que lleva algo más de seis casada con Alberto de Mónaco y otros diez esperando a que se concretara un plan que incluía convertirla en princesa a cambio de actuar como los tres monos: ver, oír y callar.

Charlene Wittstock es la más misteriosa entre todas las princesas europeas. En el último escalón de la realeza, solo supera a su cuñada Estefanía de Mónaco que, como ella, es Alteza Serenísima pero sin estar casada con el titular del trono.